Inicio > Artículos > Justicia democrática, como en Santa Cruz

Justicia democrática, como en Santa Cruz

demo jusEl gobierno de Cristina está empeñado ahora en democratizar la justicia en la nación. Una lástima que tan noble iniciativa no haya prosperado en la provincia madre del modelo donde rige desde hace dos décadas. 

Tal vez porque  Carlos Zannini el ideólogo del proyecto era arte y parte, y a medida que iba democratizando la justicia se iba encaramando en los puestos de mando de la pirámide judicial hasta alcanzar el cargo superior en la corte provincial sin siquiera haber ejercido la abogacía.

Aunque hay que reconocerlo, con una carrera política brillante: fué fundador de la UB Los Muchachos Peronistas en los ochenta, secretario legal del municipio, luego de la provincia, reformador constituyente, y diputado provincial hasta que finalmente hizo cumbre en la justicia democratizada.

Para que Zannini acceda al Tribunal Superior  hubo que ampliar el número de miembros de 3 a 5; reformar la constitución -vía per saltum- para garantizarse mayoría legislativa y reelecciones indefinidas; y desplazar a díscolos como el procurador independiente Eduardo Sosa.

Alistada la tropa  de funcionarios judiciales ungidos por selección natural del dedo del Ejecutivo, imperó, y aun perdura en Santa Cruz, la justicia democratizada .

Una justicia absolutamente dependiente y temerosa del poder político que ya ingresó al guinness por su extraordinaria habilidad para no ver lo evidente.   Plagada de consanguíneos, parientes, y allegados (Clickear “la justicia en la sangre” quienes jamás se enteraron del secuestro, exilio, y desaparición de 1200 millones de dólares de las arcas públicas; del uso particular que hicieron los K del avión sanitario; de la apropiación de tierras fiscales por parte de funcionarios K;  dejaron en libertad al arrollador de manifestantes, Daniel varizat; plancharon el expediente de la causa que debió condenar al golpeador de estatales, Carlos García de la Uocra, igual que en 2002 bendijeron a los funcionarios que abollaron las cabezas de los caceroleros.

Una justicia democratizada que en 22 años ni siquiera procesó a un solo funcionario público por actos de corrupción.

Anuncios
Categorías:Artículos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s